La Profesión de Piloto Comercial

Introducción

La profesión de piloto comercial, y en particular, la de piloto de transporte de líneas aéreas, es probablemente una de las profesiones más gratificantes, pues combina la alta tecnología en los medios de trabajo con los que se cuenta, con un buen nivel retributivo, y un gran reconocimiento social.

La formación profesional

Para ser piloto comercial, la formación se desarrolla en un relativo corto periodo de tiempo, aunque intenso que suele tener una duración de 24 a 30 meses. El título oficial se denomina “Airline Transport Pilot Licence”, (ATPL), y es una graduación que se obtiene, con el título de piloto comercial, con las habilitaciones de poli motores, vuelo instrumental, y un mínimo de 200 horas de vuelo real. Además, se exige el curso de colaboración en cabina, denominado “Multi Crew Cooperation Course” (MCC).

¿Dónde se puede estudiar?

En España, existen diversas escuelas que imparten este tipo de enseñanzas, reguladas en todos los casos por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, dependiente de la Dirección General de Aviación Civil, quién de acuerdo, con la normativa europea en vigor, (FCL), regula toda la actividad de la aviación civil y comercial.

Los núcleos, donde se concentra la mayor parte de la actividad formativa española se sitúan en Matacán, en Salamanca, y fundamentalmente en el aeropuerto madrileño de Cuatro Vientos decano de los aeropuertos españoles, donde destaca por su prestigio y experiencia docente escuelas como Madrid Flight Academy.

Salidas profesionales

Las salidas profesionales se dirigen en su mayor parte, hacia las compañías de transporte aéreo, bien sean compañías de carga, como de transporte de viajeros, y para ello, es preciso no solo disponer de la titulación mínima necesaria, si no que también, es necesario un excelente nivel de inglés. El dominio de este idioma se vuelve imprescindible debido al auge que están adquiriendo los nuevos mercados emergentes y a la gran cantidad de compañías que operan en el mundo, en países como Japón, India, China o Emiratos Árabes, entre otros. Además, la experiencia en vuelo, es decir, “horas de vuelo”, se torna en una de las claves de esta profesión para acceder a cualquier puesto de trabajo, todo ello, siempre bajo la adecuación profesional que esta exigente profesión demanda de sus profesionales, pues no en vano cualquier aeronave sea del tipo que sea, de su tamaño y envergadura, necesita de su correspondiente habilitación, que no es otra cosa, que un curso de especialización y conocimiento exhaustivo de la aeronave a operar, en cada momento.

Una vez cumplidos estos requisitos, una de las salidas más habituales, sobre todo para los jóvenes pilotos es la de especializarse al finalizar su formación básica, como instructor de vuelo, donde la experiencia de vuelo requerida por las escuelas de formación se establece en alrededor de 200 horas de vuelo totales, así como un curso de adecuación, que tiene una duración de 2/3 meses, a partir de los cuales son las propias escuelas las que ofrecen ese tan necesario trabajo inicial, para ganar experiencia, e iniciarse profesionalmente en el mundo de la aviación.

Panorama actual y futuro de la profesión:

El panorama actual de la profesión, podemos decir que es de clara y franca mejoría, sobre todo en Europa, aunque España, poco a poco se va incorporando a este “carro”, y donde compañías, como SWIFT-AIR, IBERIA, VUELING, abren varias convocatorias anuales para la incorporación de nuevos pilotos, lo que significa una gran oportunidad para los más jóvenes.

No podemos olvidarnos, que la gran demanda de estos profesionales, la constituyen los llamados países emergentes, como la India, Indonesia, Oceanía, sureste asiático, los países árabes en general, y por supuesto Iberoamérica, con Brasil, Chile y Panamá a la cabeza. Estos países vienen nutriéndose, en los últimos años de profesionales europeos, sobre todo de alta experiencia, (recordar que una aeronave, necesita de 10 a 12 pilotos, para ser plenamente rentable), lo que ha producido que jóvenes pero experimentados pilotos europeos, se hayan promocionado a comandantes, abriendo grandes oportunidades a jóvenes pilotos recién licenciados, en compañías de ámbito europeo del denominado sector de “low cost”.

Si a este proceso, de “exportación” de profesionales, le añadimos, el crecimiento de nuevas rutas y destinos, el aumento de la población mundial y el déficit que de nuevos profesionales se ha producido en estos últimos años como consecuencia de la crisis económica, el panorama en Europa para los próximos 10- 15 años, se vislumbra con un futuro para esta apasionante profesión lleno de retos, y oportunidades.


 

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn